TDAH

Artículos

Medicamentos

¿Qué es TDAH?

El TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) es un trastorno con una alta prevalencia genética que actúa en las partes del cerebro donde se establecen ciertas funciones de regulación del pensamiento y los impulsos.

Se podría resumir, de forma didáctica, a grandes rasgos, que las personas con TDAH tienen problemas para estarse quietos y/o concentrarse durante la mayoría de los momentos de su día a día. Tienen enormes dificultades para “pisar el freno”.

Estamos hablando de las funciones ejecutivas que comprenden funciones capitales como: atención, memoria, concentración, esfuerzo y motivación y con ellas, aprender de los errores, gestionar la impulsividad y el exceso de actividad y las habilidades sociales y de organización, en general.

¿Qué persona están afectadas por el TDAH?

Según los diferentes estudios epidemiológicos (no exentos de controversias) se habla de entre un 1% a un 5% de la población presenta cuadros compatibles con el TDAH.

No estamos hablando de un trastorno que afecte sólo a los niños, acompaña a quienes lo padecen durante todo a su recorrido vital, eso si, cambia con el tiempo y, con un conveniente tratamiento, se hace más llevadero permitiendo una experiencia vital normal incluso, exitosa.

Por ello hemos de entender el TDAH como una forma de pensar y de actuar, un tipo especial de condición humana.

En este sentido se diferencia el TDAH infantil y el TDAH adulto y se calcula que el peso de esta condición sigue vijente con toda su intensidad en ⅔ de los niños con este trastorno continuarán manifestando la problemática de su condición en la vida adulta.

El TDAH no entiende de géneros y se da tanto en mujeres como varones. La visión tradicional del tema como un asunto puramente masculino procede del hecho de que el TDAH en varones es más visible por la mayor “aparatosidad” de sus manifestaciones con todo lo que tiene que ver con una mayor propensión de ellos a manifestar conductas impulsivas y problemas de conducta, lo que opaca el problema en las mujeres que se desarrolla de una forma, en muchos casos, subdiagnosticada.

El TDAH muestra una amplia diversidad de condiciones dependiendo de las personas que lo padecen. No sólo los tres tipos de TDAH: hiperactivo, inatento o combinado, además de las comorbilidades más frecuentes (TOC, trastono bipolar, trastornos de ansiedad, etc) y las diferentes trayectorias vitales y de asunción de los tratamientos generan experiencias muy distintas y complejas, que en muchos casos suponen retos tanto para el diagnóstico como para el propio tratamiento y el éxito del mismo.

¿Causas el TDAH?

Ha habido un importante desarrollo de aspectos causales del TDAH que enfocan erróneamente temas como la mala educación, golpes o lesiones en la cabeza, duras experiencias vitales, el uso compulsivo de videojuegos, malos hábitos de vida, consumo excesivo de azúcar, etc.

Hoy sabemos que las causas de la gestación del TDAH se deben a particulares funcionamientos en cuanto a la bioquímica, la estructuración y los procesos de conectividad que se dan en el cerebro, que tienen en sus bases causales de forma mayoritaria la condición genética del afectado y, por extensión, de su familia.