Cervantes Saavedra, Miguel.
En su interesante comentario sobre la locura de D. Quijote, el Dr E. Pi y Molist (1886) escribía que “ Cervantes con no haber sido alienista, podría figurar en los anales Médico-psicológicos al lado de Esquirol” y, efectivamente, no solo en el Quijote sino también en otras obras Cervantes hace gala de un profundo conocimiento de la enfermedad mental. En general muchos de los analistas no médicos de la obra cervantina, singularmente la de D. Quijote, suele referirse a la locura del famoso hidalgo como un recurso o pretexto literario o simplemente hacen caso omiso de los posibles datos clínicos contenidos en ella. Y efectivamente en la obra de Cervanes hay contenidos que trasciende al mero hecho de la existencia de enfermedad mental en los personajes. Cervanes, a través del estudio de sus personajes enseña demasiadas cosas a la humanidad. Dicho de otro modo hay, naturalmente, una lectura no médica y de hecho mucho mas importante y trascendente en la obra de Cervantes y no es la características de la enfermedad mental el hecho esencial. Pero los estudiosos médicos de la obra de Cervantes , singularmente los psiquiatras, en su inmensa mayoría reconocen que D. Quijote estaba realmente loco, una afirmación que alcanza también a otras obras. Así, por ejemplo, Vallejo Nájera en su trabajo “Psiquiatría cervantina” (1952) consideraba a la luz de la psicopatología a Cervantes como uno de los observadores mas sagaces de tu tiempo y , afirmaba, que había “verdaderos historiales de enfermos” en las Novelas de Cervantes, como ocurre, por ejemplo con El Licenciado Vidriera , que hemos analizado en otro momento (cfr D. Barcia y L. Gayral, “Sobre a realidad clínica del lazarillo de Tormes”, 1995). La mayoría de los autores tratan de llegar a un diagnóstico de cual es el cuadro clínico de D. Quijote y de algunos de los otros personajes y, naturalmente, este varía en función de la época en que se ha realizado el estudio. Así, a lo largo del S XIX, Esquirol, Hernández Morejón y Pi y Molist, entre otros ,diagnostican Monomanía o locura razonante, diagnóstico superponible a los autores postkraelinianos que hablan de Paranoia (Royo Vilanova, Goyanes, etc.). Recientemente , en un interesante trabajo, Corral y Tabares (2003) señalan que debería hablarse de Trastorno delirante”(DSM-IV) y Honorio Delgado (1952) piensa en una Depresión delirante y Alonso Fernández (2004) habla de Trastorno bipolar. Todos los autores, médicos, sin embargo, notan en sus análisis que el cuadro estudiado no se ajusta exactamente a los criterios clínicos. Es decir, algo no encaja ademadamente. Por ejemplo un hecho que suele comentarse es el de la edad en que D Quijote enloquece, los cincuenta años, y observan al respecto que el cuadro descrito por Cervantes no encaja en el Diagnóstico de Esquizofrenia tardía, la antigua Parafrenia. Por lo que a nosotros respecta, creemos, que estos planteamientos seguramente no son los mas adecuados, pero puestos a encontrar un diagnóstico, nosotros pensamos que el que mejor se aproxima a lo que padeció D. Quijote es el de Parafrenia con carga afectiva , un cuadro aislado por Leonhard (1966) y por Astrup (1968). Los rasgos esenciales del cuadro son: Edad de aparición a partir de los 50 años, personalidad sensitiva, rasgos depresivos frecuentes, periodos agudos con alucinaciones y delirios de grandeza, pensamientos simbólicos, no deterioro de la personalidad, remisiones espontáneas o terapéuticas y ,en general, tendencia a presentarse episódicamente. Algunos cuadros, como el del Licenciado Vidriera si se aproximan mejor a la realidad clínica. Dentro de los extraños fenómenos de Transformación corporal existe el hecho de que algunos enfermos se creen transformados en cristal y no se mueven, o lo hacen con cuidado, no dejan que se les aproxime nadie por temor a que el menor contacto lo reduzca a polvo, lo que Chaslin llamó "Delirio de la lágrima de Batavia",aludiendo al vidrio fabricado en esta Ciudad de Holanda. Una gota de vidrio fundido que al echarse en agua fría se templa como el acero, tomando la forma ovoide o de pera. En tal estado se mantiene firme, mas en cuanto se le rompe la punta, se reduce a polvo fino con una ligera detonación .Al respecto nosotros con L. Gayral, en el artículo citado, comentamos un enfermo que pudimos estudiar que presentaba un cuadro clínico casi idéntico al personaje de Cervantes. Pero nosotros lo que pensamos es que Cervantes tenía un buen conocimiento de la locura de su época, pero no siempre intentó describir a un enfermo, sino que tomo datos y hechos pertenecientes a la autentica realidad clínica y de ahí que no siempre pueda llegarse a un autentico diagnóstico. Que Cervantes tenia muchos conocimientos médicos y de la locura es indudable. Hay en sus obras demasiadas referencias a la medicina para no pensar que Cervantes tenía gusto por la medicina y la locura. Además, algunos casos descritos por Cervantes se corresponden casi exactamente con observaciones médicas de la época, tal como ocurre con El licenciadoVidriera. Este cuadro había sido descrito por Alonso Ponce de Santa Cruz en su obra Diagnostio et cura affectum melancholichorum publicada en 1622, es decir nueve años después de la publicación de las Novelas ejemplares , en donde refiere textualmente: "Un enfermo se creía convertido en un vaso de cristal; y temiendo el llevar un golpe, huía de todo el mundo. Se le aconsejó el que supuesto estaba convertido en cristal que se dejara cubrir de paja y heno del mismo modo que los cristaleros conducían los vasos y botellas. Convencido en esta propuesta , se le acostó sobre paja bien seca, encerrándole en un cuarto; y cuando más descuidado estaba, se le dió fuego a la paja cerrándole la puerta para que no pudiera escaparse. Atemorizado de las llamas empezó a dar fuertes golpes a la puerta y a llamar a los parientes. Avisados éstos, le preguntaban desde fuera que si era de cristal )como podía dar tan grandes golpes con las manos ,pies y todo el cuerpo sin quebrarse?.A lo cual contestó: amigos , parientes míos, yo no soy vaso de cristal, soy el mas infeliz de los hombres si no me sacáis de este peligro. El enfermo recobró su juicio por medio de esta estratagema". Naturalmente es difícil decir cómo adquirió Cervantes los conocimientos médicos, pero hay algunas pistas. Se sabe de la amistad de Cervantes con algunos destacados médicos. Álvarez y Baena en su conocido libro Hijos de Madrid, ilustres en santidad , dignidades, armas ,ciencias, etc. (1790) comenta la amistad de Cervantes con el Dr Gregorio López de Madera, médico de Cámara de D. Juan de Austria y de su hermano el Rey, protomédico general de la liga perpetua formada por el Pontificado, el Rey de España y la República de Venecia. El Dr López Madera trató a Cervantes de las heridas sufridas en la batalla de Lepanto, lo que por otro lado habla de que Cervantes no debió ser un soldado anónimo, lo que se confirma además por los mandamientos de socorro ordenados por D. Juan de Austria para que fuera tratado y terminara su curación en el Hospital de Mesina. El Dr López Madera era además de un excelente organizador de la sanidad militar hombre culto en medicina como lo demuestra que enseño en Turín y otras ciudades de Italia la medicina contenida en obras de Francisco Vallés, amigo y condiscípulo suyo. Cervantes fue también amigo del Dr Francisco Díaz. Cervantes puso fin a la obra del referido doctor, Tratado nuevamente impreso de todas as enfermedades de los riñones , vexiga, …(1581) con un excelente soneto a él dedicado. Es razonable pensar que estos y otros doctores amigos de Cervantes lo ilustraron en Medicina y le prestaron libros de esta materia Hay algunos hechos en la obra cervantina que obligan a pensar que Cervantes conocía bien algunos textos médicos. Ya nos hemos referido a la publicación de Ponce de Santa Cruz . Dr Sepúlveda publicó en el S XVI una terapéutica que recogía bastantes fórmulas y locuciones populares que se repiten muchas veces en la obra de Cervantes . Es comprensible pensar que durante su estancia en Sevilla, Cervantes conoció la obra de Nicolás Monardes, Historia de las cosas que se traen de las Indias occidentales que sirven al uso de la medicina (1565) y la de Francisco Villalobos Los problemas y diálogos de Medicina (1574), ambas publicadas en esa ciudad y que tuvieron una enorme difusión. Villalobos era además de un destacado médico un ameno literato y es razonable pensar en que llegara Cervantes a saber de él. Cervantes , por otro lado cita algunas veces a ilustres médicos como Dioscórides, a su traductor Laguna, a Hipócrates, etc., que testimonian su afición por a lectura de textos médicos. Posiblemente Cervantes vio locos en los Manicomios de Sevilla y Valladolid, En la época de Cervantes España vivió un acontecimiento psiquiátrico sin precedentes, y sin parangón en Europa. En pocos años , a partir de la fundación en Valencia del Primer Manicomio del Mundo, por el Padre Jofré en 1409, se fundaron numerosos Manicomios en varias ciudades españolas ,en Sevilla, Mallorca,Salamanca, Zaragoza, Valladolid, Barcelona, Granada, etc. y al poco del descubrimiento de América se fundaron varios Manicomios en América, y aún , en esa época, fueron españoles los que fundaron el primer Manicomio en Italia ,en Roma. Lo que esto significa es que en esa época, en la que vivió Cervantes había una especial sensibilidad en España en el tema de la locura. Por otro lado no es extraño además que Cervantes tuviera conocimientos médicos, derivados, entre otras cosas por la profesión de su padre y seguramente en las tertulias de la época, por ejemplo en Valladolid, los hombre letrados, entre ellos médicos, intercambiaban información. Lo razonable, es por lo tanto pensar que Cervantes sabía bastante medicina y de la locura, pero que no quiso, claro está, describir una historia clínica y que utilizó la locura , esto si es cierto, como elogio de lo irracional, a lo que hemos de referirnos mas adelante. Entre sus observaciones en el Quijote hay muchas de gran valor, aunque correspondan a hechos clínicos diferentes. Podemos así citar, en primer lugar la Constitución de D. Quijote y Sancho Panza, un tema especialmente estudiado por el destacado cirujano J. Goyanes (1932). La tipología de ambos corresponde casi exactamente a los tipos lepsomático y pícnico que años mas tarde caracterizaría Kretschmer en su conocida obra Körperbau und Character (1921). Es cierto que la fantasía popular ha ido estableciendo unas ciertas tipología en relación con rasgos de personalidad. El demonio suele tener figura macilenta con afilada barba en u estrecho mentón ,mientras que los demonios obesos tienen cierto matiz bonachón. El intrigante tiene giba y habla cuchicheando, etc. Pero es merito de Cervantes haber descrito con enorme precisión dos tipos que la investigación científica posterior ha descrito casi idénticamente y que los rasgos caracterológicos se correspondan con lo que Cervantes ha descrito en la forma de ser de D.Quijote y Sancho Panza. J.Goyanes ha visto también concomitancias con las tipologías de Jung y Jaensch. Otro aspecto interesante reside en el hecho de que D. Quijote enloqueciera después no solo por leer libros de caballería, sino precisamente de no dormir, Y así, dice Cervates que el famoso hidalgo “del poco dormir y del mucho leer, se le secó el cerebro de manera, que vino a perder el juicio”. El tema del insomnio como causante de a locura es antiguo . Hipócrates había escrito, “Lo que ha de tenerse por cosa muy mala es que el enfermo no pueda dormir ni de día ni de noche , porque este desvelo dimana, o del dolor, o del trabajo grande que el paciente tiene, o es significativo de perturbación de la mente” (Aforismo, XII). También Areteo de Capadocia había escrito que “el insomnio induce dispepsia , atrofia y fatiga, el espíritu decae y la comprensión está desarreglad, y por estas razones tales pacientes pasan fácilmente a la Manía y la Melancolía” y, del mismo modo con posterioridad muchos autores se refieren a lo mismo (Constantino el Africano, Celius Aurelianus, etc.) un tema que continuaran autores del S XVIII especialmente. Hoy sabemos que ciertas formas de locura coinciden con un periodo previo de insomnio, como la Manía pero especialmente las Psicosis cicloides (Barcia , 1995). En el Capitulo XX, por ejemplo se describe una cierta situación de hipomania en la que D.Quijote no necesita dormir. También interesa recordar que D .Quijote sana, por unas fiebres pero creemos que lo fue especialmente por dormir. Es conocido que fue la piroterapia una técnica que desarrolló Wagner von Jauregg para el tratamiento de la Parálisis Genera Progresiva que le valió el Premio Nobel y se sabe que la tradición señalaba que la fiebre podría curar algunas dolencias, por lo que o es extraño que también al final de sus días a D.Quijote “se le arraigó una calentura , que le tuvo seis días en cama”. Pero la curación de la mente , la recuperación de la cordura aparece después de un prolongado sueño.”Rogó D. Quijote que lo dejaran solo, porque quería dormir un poco. Hiciéronlo así, y durmió de un tirón, como dicen, más de seis horas; tanto que pensaron el alma y su sobrina que había de quedar en el sueño” Y es entonces cando D. Quijote recupera el juicio. Se refiere , al despertar, a la misericordia de Dios y al preguntarle la sobrina por cuales son estas dice, “son las que en este instante ha usado Dios conmigo…Yo tengo juicio ya , libre y claro, sin las sombras caliginosas de la ignorancia , que sobre él me pusieron mi amarga y continua leyenda de los desestables libros de caballería”. También fue practica muy antigua la utilización de opio usado ya por Hipócrates, que se consagró definitivamente con el uso del Laudano de Sydenham. A lo largo de la descripción de la locura de D.Quijore hay observaciones muy ajustadas respecto a como fue desarrollando del cuadro delirante y son numerosas las referencias a las ilusiones y algunas veces a las alucinaciones. El estudio de todas estas circunstancias lleva a que se muestre que en D. Quijote hay una rica psicopatología que ya a sido analizada por otros autores, singularmente por Pi y Molist (1886) y por Roldan y Tabares (2003) . Pero el examen detallado muestra observaciones de una gran agudeza clínica. Nosotros, por ejemplo (Barcia, 2004) hemos mostrado que algunos hechos delirantes, surgen desde una “intuición delirante” y hay pasajes claramente de Buffees delirantes, es decir estados de confusión mental con alucinaciones y conductas de agitación psicomotora. En el Cap VII de la primera parte se describen dos episodios en que D.Quijote , después de estados de insomnio da sablazos a imaginaros enemigos estando “como si estuviera despierto”. Finalmente referiremos la existencia de un cuadro de Trastorno psicótico compartido, la antigua Folie a deux , en que D.Quijote ha impuesto su locura a Sancho y donde se dan todos los hechos exigidos para a forma de “delirio impuesto”. No se trata aquí de una análisis pormenorizado de la locura de D.Qujote pero si mostrar que Cervantes debe figurar en cualquier diccionario de Psiquiatría por derecho propio porque en sus obras se contiene abundante información sobre la locura, aunque no solo en el Quijote. Cervantes y el elogio de la locura La última cuestión sería contestar a por que Cervantes recurre con frecuencia la locura . Nosotros pensamos que sobre todo, quiso Cervantes hacer el elogio de la locura y mostrar que la verdad puede estar encerrada y surgir desde lo irracional, y de acuerdo con esta interpretación se mueven no pocos autores y muy recientemente Alban K. Forcione, (cfr Cervantes and the Humanist Vision: A Study of Four Exemplary Novels , 1982). El Licenciado Vidriera, por ejemplo, sólo cuando está loco es cuando muestra excepcionales dotes de ingenio, sólo desde la locura es cuando dice la verdad: *Quisieron experimentar si era verdad lo que decía y así le preguntaron muchas y difíciles cosas a las cuales respondió espontáneamente con grandísima agudeza de ingenio, cosa que causó admiración a los más letrados de la Universidad y a los profesores de la Medicina y Filosofia + e idénticamente ocurre con D. Quijote quien a través de su locura afirma la verdad. No es Cervantes, claro está, el único autor que haga un elogio de la locura. A lo largo de la historia van apareciendo periodos especialmente sensibles a encontrar elementos positivos en la locura. Esto se advierte ya en los clásicos griegos, singularmente a Platón, que en Fedro señala la existencia de dos formas de locura, como enfermedad del cuerpo y como posesión demoníaca del alma, y en este segundo sentido debe ser vista (la manía, delirio) como el agente de las mayores bendiciones y tal como había advertido Demócrito, sólo en este estado de manía es como puede componerse la gran poesía. En el diálogo Ion, Platón se refiere al poeta como "cosa alada", incapaz de componer poesía a menos que no este un poco fuera de sí, a menos que "no esté en sus cabales", decimos en castellano. La locura, como "locura poética" , es entonces, lo que hace elevar al poeta por encima de lo normal y lo cotidiano. También , como era de esperar , los autores del Renacimiento, como Ariosto y especialmente Erasmo de Rotterdam , tiene una opinión análogas a la de los griegos y, este último, en su conocido libro El elogio de la locura (Enconmium moriae, 1509) advierte aspectos positivos en esta y así escribe *No hay que creer que toda locura es un desastre... Hay dos tipos de locura; la que envían las furias vengadoras desde el infierno... y otra que procede de mí y es deseable por encima de todo. Aparece cuando el alma se siente liberada de las preocupaciones y angustias por una especie de desvarío, inundándole al mismo tiempo de deliciosos perfumes +. Con toda seguridad conoció Cervantes el libro de Censura de la locura humana y excelencia de ella (1598) del Licenciado Jerónimo Mondragon , Jurisconsulto de Zaragoza ,que fue literato de ingenio y curiosidad amena, que cultivó juntamente con la jurisprudencia dentro del siglo XVI. Dominaba el italiano y estudió diferentes libros escritos en aquella lengua. Se aprovechó de sus buenas máximas, y siempre se le observó amante de la verdad, equidad y rectitud, prendas que le atrajeron el aprecio. El erudito Latassa, refiere que en la obra se habla de que los tenidos por locos, son dignos de toda alabanza: con grande variedad de apacibles y curiosas historias y otras muchas cosas no menos de provecho que deleitosas. De esta obra hay antecedentes de Erasmo de Rótterdam. Y es en esta línea, junto a estos autores renacentistas, en donde hay que situar a Cervantes y, entre sus obras al Licenciado Vidriera y naturalmente a D. Quijote. En el Romanticismo la relación entre la locura con la genialidad aparece en numerosos autores, y puede decirse que el ideal para el genio seria en cierto modo la locura. Por ejemplo Denis Diderot (1713-1784) , el mas importante enciclopedista y pensador de la Ilustración, en sus pensées Philosophyques (1746) escribe que "idudablemente son sólo las pasiones, la gran pasión, lo que puede elevar el alma a la perfección de lo grandioso. Sin esto no hay nada sublime...el gran artista regresaría a la infancia". Y dentro del elogio de lo irracional podemos citar a J.J.Rousseau (1728-1997) para el que lo sano, lo natural, es estar loco."Quisiera estar loco, escribió, para estar sano", tesis que, por otro lado tuvo influencia en la psiquiatría del S XVIII, por ejemplo en Ch.Lorry /1726-1783) y en S.A.Tissot (1728-1797). Y en esta época fueron no pocos los pintores que pintaron la locura como por ejemplo Füssli (1741-1825) y entre ellos nuestro genial Francisco de Goya (1746-1828), y no solo porque haber pintado el Manicomio de Zaragoza , al menos en dos ocasiones, y retratos de locos ,por ejemplo en su época de Burdeos, sino porque buena arte de su producción tiene que ver con el desvarío y la locura. Goya siguiendo los puntos de vista de la Ilustración ve la locura como lo irracional y piensa que debe ser controlada por la razón, como han propuesto los creadores de la psiquiatría, mas concretamente Pinel y Esquirol. Pero hacia mitad del S XIX , ya establecida la Psiquiatría como ciencia, ha pesar del "elogio de la razón" y la idea de que hay que hacer razonable los deseos e instintos del hombre, literalmente hay que dominar las pasiones, según la propuesta de Pinel y Esquirol, surge de nuevo una cierto "elogio de la locura" al identificar a esta con el genio. Y no son solo los artistas, escritores y pintores, los que tienden a identificar el genio y la locura, sino también buena parte de los psiquiatras, y aquí hemos de citar a autores tan destacados como Moreau de Tours ,J.O.Delapeirre, L.V.Marcé, A.Tardieu, aunque el autor fundamental ,dentro de esta línea es, duda C. Lombroso (1835-1909), cuya obra L´humo di genio (1882), que de hecho es una reedición de la que en 1872 había publicado como Genio e Folia, constituye una espléndida defensa de la tesis que citamos. En ella , entre otras cuestiones analiza dibujos de locos y atiende a aspectos simbólicos de ellas, que ve como actividad del inconsciente. Mas cercanos a la época actual hay autores que defienden puntos de vista parecidos. Como refiere Jaspers en Rede auf Heidelberg(1928), de su maestro Wilmans era la definición: Normal ist leichter Schwachsinn (Normal es sólo ligera debilidad mental). Y estas ideas reaparece con frecuencia en distintos literatos basta nuestros días. Por no citar sino a uno de los más ilustres contemporáneos traemos la opinión de Cela, el cual en el prólogo de *La Colmena+ escribe: *Quisiera desarrollar la idea de que el hombre sano no tiene ideas. A veces pienso que las ideas religiosas, morales, sociales, políticas no son sino manifestación de un desequilibrio del sistema nervioso.+


”Pesonalidades Ilustres, es una publicación electrónica dirigida exclusivamente al profesional sanitario,
por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación”
InterSalud - Apartado de Correos 227 - E-07181 Palmanova (Mallorca) - Illes Balears (España)
http://www.intersalud.es - info@psiquiatria.com
Copyright © 1997-2004Intersalud aviso legal


VOLVER PÁG. INICIO

CONTACTA CON NOSOTROS

Búsqueda:

[Introduzca el nombre para realizar el filtrado]

Índice por letra:
A - B - C - D - E F - G - H - I - J
K - L - M - N - O
P - Q - R - S - T
U - V - W - X -Z